Avatares del aprendizaje

Hace unos días pude asistir a una jornada didáctica para profesores de ELE en Milán. Pero esta vez, yo era uno de los ponentes, gracias a la invitación de la editorial Edinumen a participar en el Instituto Cervantes de aquella ciudad italiana con una charla sobre el potencial del avatar, un componente más del juego.
Mi objetivo era presentar un elemento en el que proyectar la imagen que necesitamos ofrecer en cada una de las interacciones comunicativas que llevamos a cabo, centrándonos en la enseñanza del español. La imagen personal es algo que distintos estudios nos muestran como positivo para facilitar nuestros esfuerzos por aprender. La confrontación entre nuestro yo real -una imagen actual (real self) que se corresponde con aquello que somos o creemos ser- y nuestro yo ideal -la imagen posible (ideal self) que anhelamos llegar a ser- crea una discrepancia, una distancia entre ambas que, según expone Dörney en su L2 motivational self system, buscamos reducir internamente. Esa necesidad de reducción, de acercar ambas imágenes, puede generar la motivación necesaria para que aceptemos superar la zona de confort actual donde nos encontramos.

Superar niveles en la zona de confort.

Recientemente he podido leer críticas contra esta búsqueda de escape de la zona de confort, si bien es cierto que deberíamos hablar más bien de superación de estadios en esa zona de confort -tal y como hacemos con los niveles de un videojuego, por ejemplo-.
Durante la charla quise mostrar el poder de esa imagen personal a través del avatar de los videosjuegos y ejemplificarlo con Guadalingo, un juego para aprender español. Hablamos de un entorno virtual de aprendizaje en el que el estudiante, por medio de su avatar vivirá de forma experiencial diferentes situaciones en inmersión lingüística gracias a los ambientes y tareas desarrollados en el videojuego, como una tienda de ropa, un supermercado, la casa de un amigo nativo, un hospital, un parque -una de las zonas comunes de interacción entre los estudiantes de un mismo curso-, etc.
guadalingoavatarenellounge
Mi avatar en uno de los espacios para la interacción entre estudiantes de Guadalingo.
También surgieron dudas por parte de algunas profesoras como la falta de medios tecnológicos en el aula. En mi caso, como expliqué, no cuento con medios técnicos en clase para trabajar allí con Guadalingo. Sin embargo, soy consciente de que los estudiantes con los que trabajo ocupan una buena parte de su tiempo fuera del aula con esos medios, aunque habitualmente con un objetivo de entretenimiento o profesional, no tanto educativo. Se trata entonces de buscar la manera de guiarles hacia el aprendizaje mediante el juego para que puedan encontrar la motivación que les lleve a usarlo cada vez de manera más natural, tal y como les ha ocurrido con aquellas aplicaciones tecnológicas que usan para el ocio. Es decir, el juego puede complementar el aprendizaje fuera del aula y, además, por medio del avatar, representaremos visualmente esas imágenes, actual (real) y posible (ideal), que potenciarán la motivación de los estudiantes.

Manchar el aula de realidad.

En la charla plantee algunas formas de conectar la clase y sus contenidos con Guadalingo y sus misiones, pudiendo así “manchar” el aula poco a poco con un medio, el tecnológico, que cada día se hace más cotidiano en las vidas de muy distintos tipos de estudiantes. Si bien Guadalingo plantea misiones con actividades más mecánicas que creativas para el estudiante, como profesores podemos generar, a través de la plataforma del profesor, nuevas actividades o enlazar con nuevas ideas que sí podrán facilitar una mayor creatividad. Así, el aprendizaje no se termina al finalizar las misiones, permitiendo que el videojuego se convierta en una herramienta de gestión del aprendizaje, un hilo conductor o el puente a través del que generar tareas en las que el estudiante pase a la acción con su avatar como extensión de su propio yo.
He de reconocer que enfrentarme a una presentación como esta de la que hablo no fue fácil. Tienes que exponer ante personas que no conoces -buscamos saber todo lo posible de nuestros alumnos, y esto no se da en una jornada o encuentro de profesores-, en un lugar del que sabes poco cuando preparas la ponencia -la preparación de la clase física me parece siempre muy importante- y eso condiciona el enfoque dado. Pero no por ello pierde sentido la defensa de aquello que tratamos de mostrar.
milan-presentacion-el-avatar
Un momento de la presentación.
Sin duda se puede mejorar, pero para mí ha sido una gran experiencia, una forma de culminar uno de los aspectos del trabajo particular que estoy llevando a cabo con Guadalingo. Aprovecho para dar las gracias a quienes lo han hecho posible y ya adelanto que el trabajo no se queda ahí y que pronto espero dé nuevos resultados.

Referencia bibliográfica.

Dörney, Z. (2008). New ways of motivating foreign language learners: Generating vision. En www.zoltandornyei.co.uk/uploads/2008-dornyei-links.pdf
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s